jueves, 4 de diciembre de 2014

LOGÍSTICA Y EMPRESARIOS

El sábado pasado se celebró una reunión en el Parador Nacional de León organizada por el PSOE local, pero abierta al público. En ella se trataba la situación de la provincia ante el anuncio del trazado del Corredor Atlántico por parte de la Junta de Castilla y León, así como la nueva coyuntura ante el cierre de la autopista del mar entre Gijón y Saint Nazaire. Las intervenciones revistieron un carácter fundamentalmente técnico, con participación de ponentes asturianos, zamoranos y leoneses. La conclusión más sustancial es que existe un movimiento político desde ciertas instituciones para apartar a esta provincia en el nuevo diseño de ejes de transporte transeuropeo. Por una parte la Junta de Castilla y León apoya abiertamente un solo corredor, que sigue el trayecto Burgos-Valladolid-Salamanca, donde pretende concentrar las inversiones. Esto a pesar de que en la documentación europea figura un segundo ramal que discurre desde Burgos hacia Galicia y Asturias por León. Por otro lado parece que en el traslado del operador de la autovía del mar Gijón-Nantes a Vigo, queda en evidencia que hay un movimiento para cazar subvenciones trasladando el mismo tráfico de puerto en puerto. Nadie se ha opuesto o pronunciado. Todos los territorios de España cuentan con 4 niveles de la administración pública para defender sus intereses: el gobierno central, el autonómico, el provincial y el municipal. En León es palmario que el escalón autonómico no existe en la promoción económica. La Junta de Castilla y León o no defiende o toma partido contra los intereses de León. Además, cuando está a punto de cerrarse el diseño logístico del Corredor Atlántico, dejando apartado a León, llama la atención el silencio de la Diputación Provincial y del Ayuntamiento de León. Ambas instituciones permanecen en una pasividad letal para el futuro económico de esta provincia. Capítulo especial requiere el papel de la organizaciones empresariales leonesas, que no se han pronunciado sobre estos temas ni tampoco sobre el plan estratégico de la Junta en materia de política industrial, llamado III Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación Industrial. Parece que ambas organizaciones –CEL y FELE- inician un proceso de acercamiento en estos días. Sería bueno que se aprovechase la ocasión para revisar el pobre papel que están desempeñando, junto a la Cámara de Comercio, en la defensa de los intereses económicos leoneses y hacer un propósito de la enmienda. Parece como si el debilitamiento del mercado leonés no les importase.

2 comentarios:

Teresa Martinez Arias dijo...

De Acuerdo Javier. Lúcido, como siempre. Te pregunto. ?cuál tendria que ser la intervencion del Ayuntamiento de León?. un saludo. Teresa.

Cisastur dijo...

El ayuntamiento, aparte de un gestor de servicios públicos debe ser un planificador y promotor de la ciudad. La alcaldía de León tiene el deber -por pura comparación con otras ciudades- de marcar una ruta para el avance de la ciudad y de la zona que lidera. El alcalde no puede permanecer al margen de temas que favorecen a todo el entorno de otras provincias y que excluyen de forma nada inocente a esta ciudad. El Arco Atlántico es diferente en la documentación europea e incluye a León. ¿Tiene algo que decir esta gente? Y si no lo tienen, fuera de esos puestos y que vengan otros porque no están haciendo su trabajo.