miércoles, 3 de febrero de 2016

DESEOS Y NECESIDADES

Comienza el año 2016 y es tiempo de repasar aquellas cosas que debemos impulsar los leoneses como colectivo, pues somos una entidad social histórica y tenemos intereses propios. Por eso, al margen de los deseos para un país como España, en el que vivimos, los leoneses tenemos además nuestras propias necesidades. Hay que repasarlas y hacerlas llegar al resto del país. En cuanto a infraestructuras de comunicaciones, son pocas las cosas que podemos pedir, si consideramos las que ya están hechas. La autovía Ponferrada-Monforte de Lemos, que dé más centralidad al Bierzo es una. La autovía León-Santas Martas y su continuación como vía rápida hasta Valladolid, también. Una obra crucial es la conexión León-Braganza, necesaria para incluirnos en el itinerario Oporto-Gijón, un corredor con grandes posibilidades. La salida de Ponferrada hacia Asturias, y hacia Sanabria por Cabrera, mediante túneles, sería una gran noticia. En cuanto al ferrocarril, terminar las obras de integración del tren rápido en León es esencial para completar el perfil urbano de la ciudad. Lo mismo que concluir las obras de FEVE hasta la Plaza de Renueva. La conexión con Oviedo y Ponferrada con trenes rápidos es otra necesidad que viene a estrechar las relaciones en un territorio compartimentado por las montañas. La buena gestión del aeropuerto es también fundamental, así como la de la oferta de comunicaciones de León. Y lo es porque ha sido ocultada deliberadamente por la Junta ante las instancias europeas, omitiendo la existencia de la autovía León-Burgos y el Aeropuerto de León: un acto de piratería institucional sin calificativos suficientemente descriptivos en el diccionario. Un deseo en lo social es la preservación de las térmicas: la de Compostilla especialmente, ya que sufre un ataque sin precedentes para su cierre. Otro, por ejemplo, es la conclusión de la sedicente libertad de apertura de las grandes superficies esta Navidad, que las ha convertido en infiernos laborales donde los días lógicos de descanso y las fechas festivas preservadas han quedado trituradas. Un deseo en lo económico es que nuestras PYMES tengan la ambición y la capacidad para convertirse en corporaciones de 100 a 500 empleados, estrato que conforma el auténtico motor económico y laboral de Europa. Y por último un deseo fundamental para recuperar la visibilidad, reconocer la importancia histórica y ganar autoestima colectiva: la inclusión del pueblo leonés en la Constitución Española como entidad independiente de otros pueblos y elemento fundacional, entre otros, del estado español moderno.

No hay comentarios: