miércoles, 17 de agosto de 2011

Aeropuerto, Mala Gestión y Desenfoque

La pérdida de pasajeros del aeropuerto de León viene siendo noticia cada mes en lo que va de año. A estas cifras se suceden comentarios sobre la conveniencia de mantener una instalación como esa. Es precisamente la consideración que algunos dan al aeropuerto como infraestructura especial o suntuaria lo que produce un importante desenfoque en la opinión.
Los aeropuertos regionales en ciudades y áreas metropolitanas de más de 150.000 habitantes son una infraestructura normal en toda Europa. Las ciudades que no cuentan con él juegan con desventaja. El avión es un medio más para llegar a una ciudad –como ha recordado Proyecto León recientemente- que tenga una actividad económica normal en España, no para irse.
El coste real de los viajes aéreos es actualmente bajo, como han demostrado las nuevas aerolíneas. Está inflado porque la estructura de AENA es cara debido a su condición de monopolio y porque las aerolíneas convencionales pagan privilegios a ciertos colectivos. Sólo así se explica la disparatada diferencia de precios entre los vuelos de bajo coste y los convencionales.
¿Qué falla entonces en el aeropuerto de León para que pierda pasajeros? Falla la eliminación de la competencia que se produjo por el desencuentro político. Falla la permisividad de la administración con unas tarifas intolerables -por caras- del operador principal. Falla la gestión del consorcio, que pudo captar una compañía de bajo coste, pero no lo hizo porque nadie en ese entorno sabía inglés (¿…?). Falla el consorcio de turismo, que no promociona adecuadamente este destino en las ciudades con las que hay vuelos. Falla la Junta de Castilla y León, que da un trato de favor a otros aeropuertos.
En resumen, fallan los leoneses, desde la primera autoridad al último ciudadano. Unos por ser unos pésimos gestores y otros por no plantarse ante una negligencia evidente. Y, por supuesto, Valladolid. Las soluciones son claras: captación de vuelos de bajo coste, reducción de tarifas de Air Nostrum, que la Junta cumpla su deber de ecuanimidad con el aeropuerto y una política de promoción turística profesional. Está todo por hacer.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnifico proyecto. Seguiré vuestros pasos.

montañés dijo...

todo no, todito; limpiar y empezar de nuevo, jodido el trabajo, no se hará, sobre todo cuando el analisis de la realidad en leon(si lo hay) adolece de holismo y siempre contiene gran cantidad de gazapos.

Anónimo dijo...

En Europa lo que no se hace es un aeropuerto por provincia como se está haciendo ahora aquí en España, y donde se hizo, esos aeropuertos están cerrando.
Y desde luego lo que no se hace es ampliar las terminales de losaeropuertos que obviamente no lo necesitan, como se hizo en León. Igual que un londinense va a Standsted, o un parisino a Beauvois, a más de una hora, no veo el problema que los leoneses, y el resto de castellanos y leoneses vayamos a Villanubla, a poco más de una hora, y allí poder centrarlo todo y hacerlo más eficiente.
El no apoyar esto solo responde a provincianismos sin ningún sentido económico.

Cisastur dijo...

Lamento disentir profundamente en la opinión y en los datos que aporta o que se sobreentiende que aporta el último mensaje. En Europa se han hecho aeropuertos en todas las poblaciones con un volumen de población suficiente. Lo que ocurre es que ningún país salvo Alemania e Italia tiene una red urbana tan potente como la española. Y eso incluye Francia. Ponga escalafonados por población los principales núcleos urbanos (hasta 100.000 habitantes por ejemplo) de todos los países y se dará cuenta.
En segundo lugar, se amplían las terminales que pueden tener una proyección. Otra cosa es que luego los gestores que han de atraer los tráficos sean un desastre, como es el caso, aunque se suba el sueldo.
En cuanto a la elección de Villanubla, aeropuerto sostenido a base de una histórica lluvia de ayudas públicas (he viajado a París con otras 3 personas en una aeronave de más de 100 plazas y eso, al parecer, era común en aquel momento)es una opinión suya, ya que no está en el centro. De Valladolid hacia el este hay un vacío poblacional que recorta sensiblemente el potencial de este aeropuerto. Como ya se demostró, Villanubla no genera más tráfico que León en el único segmento en que han podido competir: los vuelos regulares nacionales.
En cuanto al provincianismo o se aplica el cuento o tiene usted un grave problema de complejo de inferioridad (si es de León) o de superioridad (si es de Valladolid). Más gestión, más reflexión y menos bravuconadas centralistas es lo que hace falta.

María dijo...

Es ya cansino el discurso de un aeropuerto centralizado en Valladolid. León sigue recibiendo vuelos de Valladolid y Asturias por sus mejores condiciones, pero se ve que eso no cuenta.
Hablamos de cifras para criticar el aeropuerto de León, pero nadie dice lo que cuesta mantener las subvenciones del aeropuerto de Valladolid.
Valladolid tiene barajas a la misma distancia que León tiene Villanubla, así que a lo mejor el que sobra es ese.
Se habla de cerrar León porque tiene pocos pasajeros, pero nada se dice de Burgos o Salamanca que tienen menos, según datos de aena.
Es el discurso cansino de nada para León. Así no levantamos esto y con las mentiras de la presidenta de la diputación...