miércoles, 21 de julio de 2010

La Vitalidad de León

Me comentaban unos amigos que perciben cómo la ciudad de León pierde vitalidad progresivamente. Las personas residentes fuera, como ellos, toman una perspectiva más distante que la de quienes viven aquí. Éstas en concreto comparaban el empuje de León con el de otras ciudades que frecuentan. Sabiendo que la mayoría suelen ser costeras o capitales autonómicas se puede comprender su valoración. Les respondí que no es que esta ciudad en particular haya perdido fuelle, sino que ha bajado de división, como muchas otras, y que estamos asentándonos en este nuevo estatus. Me miraron con sorpresa.
León hace treinta años era como Santander, Logroño o Pamplona en potencia. Hoy esas ciudades están por delante. El sistema urbano español se desarrolló mucho y ha pasado de tener apenas 3 categorías urbanas a diferenciar 6 ó 7 niveles. En los años ochenta hubo un factor que resultaría crítico a la postre para desarrollar las ciudades y sus ámbitos inmediatos de influencia: el proceso autonómico. Las ciudades que concentraron sedes se han situado en un tercer nivel -tras el superior, correspondiente a las polos continentales (Madrid), y el segundo, que reúne los centros internacionales subcontinentales (Barcelona y Valencia)-. En ese escalón encontramos hoy un racimo de capitales de referencia nacional como Sevilla, Oviedo, Valladolid o Murcia.
En el siguiente tramo del escalafón ha quedado otro grupo numeroso de núcleos, cuya influencia es de ámbito regional, como León, Jaen, Burgos, Vigo o Cáceres, que se están acomodando aún a la nueva situación porque 30 años son muy poco para la vida de las urbes. Por eso, les decía, más vale que León asuma pronto su papel actual, ya que sólo así podrán fijarse objetivos y estrategias acertados para progresar. Autoengañarse pensando que somos lo que pudimos ser -sin serlo en realidad- es negativo e insistir en aspiraciones imposibles conduce a la melancolía y a la frustración.
Pronto habrá elecciones y es un momento adecuado para recapitular cuánto pesa León y plantear a través de los programas cómo avanzar en pos de lo que colectivamente aspiramos a ser.

7 comentarios:

maría dijo...

Estoy de acuerdo contigo, y veo muy difícil que León pueda ser más de lo que es ahora, más bien, con la constante pérdida de población y la nula oferta de trabajo, sólo puede ir creciendo el número de personas que se van.
Y ante todo esto, que hay que estar muy ciego para no verlo, seguiremos oyendo una y otra vez a esos leoneses que están en contra de cualquier intento de mejora, y todo lo que se haga nuevo es malo, porque "en León se vive muy bien".

Cisastur dijo...

Creo que existe una importante falta de liderazgo en nuestra clase política. Carecen de proyecto para León. No es que no lo consideren singularmente, como los que reflexionamos en clave leonesista, es que no conciben un modelo ni siquiera plenamente insertados en la autonomía. Como en Valladolid tampoco existe esa concepción el desbarajuste es total.
Mientras tanto los ciudadanos que no nos reconocemos en las instituciones tendríamos que proponer, elaborar y liderar a nuestro nivel. Si en las instituciones no hay norte, puede que adopten el que otros les propongan.
Por otra parte, León ha bajado de división, pero destaca en la que está ahora. Tenemos un punto de ambición del que otros carecen. Eso marca la diferencia entre lo que podemos llegar a ser y lo que pueden llegar a ser otros, que no aspiran a más de lo que son.

Anónimo dijo...

leonesista???, estas dispuesto a pelear para que leon se convierta en comunidad autonoma?? ah!! que no, que es mejor aceptar, colaborar, buscar caminos y reivindicar pero dentro de cyl, jodo que leonesista, ya me conozco el rollo actual del nuevo leoneismo, son nuevos leonesistas silvan, raquetas, chamorro, es decir politica no. pues a seguir como hasta ahora o un poquitin peor cuando se vaya zapatas. jajaja!!!

Cisastur dijo...

Los hay que prefieren los brindis al sol. Yo prefiero trabajar para que nuestra región, León sea más potente, pero sin pajas mentales. Hay un entorno que viene dado y que se podrá transformar o no si se dan condiciones muy concretas, lo que es improbable. Hay que trabajar para crecer en ese entorno y aprovechar sus ventajas, si las tiene. Lo demás me parece legítimo, pero inútil.

Anónimo dijo...

pues que quieres que te diga.....yo lo veo al reves, hay un camino que no esta trillado, la provincia es circunscripcion electoral, leon tiene varios diputados en madrid ppsoe, hay potencial en leon provincia para meter algun diputado leonesista en madrid como estuvo a punto hace no muchos años, y por mucho que algunos digan que no porque no les interesa;que es dificil?, tanto como que tu propuesta llegue a buen puerto; si el leonesismo concentrara sus fuerzas en este camino olvidandodose de quimeras y complejos sazale, y no doblegandose, como esta ocurriendo, a lo que tu dices, seguro que las cosas cambiaban un poco y con dignidad, y posiblemente zamora cambiara de parecer si ese camino tuviera exito. solo es una opinion.

Cisastur dijo...

Me temo que lo que dices es justo lo mismo que digo yo. Claro que hay que actuar en el ámbito político, pero mientras llegan los resultados algo habrá que hacer desde el resto de ámbitos. A lo que yo me niego es a ser cómplice de una posición de "no" a todo. Eso no es ser leonesista; sólo antisistema. Habrá cosas que estén bien hechas y otras que no. Hay que influir en las leyes que se están haciendo y matizarlas. Decir que no a todo nos sitúa al margen, es decir, nos condena a la marginalidad.

Anónimo dijo...

yo personalmente no estoy en el no a todo, estoy en el no a lo que no me parece conveniente, cuando veo o vea algo que me parece adecuado pues digo o dire si. me parece muy bien que se influya en las leyes y se maticen. personalmente no me incluyo en la marginalidad, solo soy un ciudadano que opina y que puede votar.