jueves, 18 de noviembre de 2010

La Oficina de Turismo

Esta semana se ha estrenado con una gran noticia: la apertura de una oficina de información para el turismo en la Plaza de San Marcelo. Habrá quien piense que esta calificación resulta excesiva, pero no es así. Por el contrario, se trata de una cuestión crucial.
La oficina de turismo es lo primero que encuentran muchos de los visitantes, en busca de información sobre la ciudad y su entorno. Hablamos por tanto de la tarjeta de presentación que damos al turista cuando acude a nuestra tierra. De ello depende su primera impresión: si somos limpios y ordenados, si somos cordiales, si actuamos con profesionalidad, si nuestra oferta es buena o mala, si somos chapuceros o previsores. En resumen, una oficina de turismo crea expectativas e indica si quienes son responsables de la misma (autoridades, ciudadanos, instituciones) son una birria o un prodigio de eficiencia o alguna de las posibilidades intermedias.
En este sentido León era una pena, con la oficina de la Plaza de la Catedral, anticuada y donde apenas se hablaba inglés, o con la de las traseras de la Diputación, en la que chicas muy profesionales te atendían en un garito canijo y mal indicado. Ambas son una muestra de la importancia real que se da a este sector económico en ciertas instituciones.
La nueva oficina es el resultado de la segregación de los entes de turismo capitalino y provincial. Es la primera consecuencia de una separación fructífera e imprescindible que provoca la competencia y margina a los incompetentes. Por fin tenemos una recepción de turistas digna como Logroño, Burgos, La Coruña o Cáceres. Felicitémonos y reconozcamos que obras son amores y no buenas razones. Ojalá este despacho llegue a estar dotado de folletos sobre toda la provincia. Sólo entonces la alegría sería completa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

http://montesoccidentalesdeleon.blogspot.com/

Alfonso Mielgo dijo...

Siempre he pensado que la casona del corregidor Villafañe, enfrente del antiguo consistorio de San Marcelo, sería un lugar de recepción excelente... con unos buenos portones de madera, el tejado uniforme, y una decoración interior sugerente, sería un lugar ideal, que además tiene entrada para La Rúa.
Ahora es una tienda de ropa, por lo menos el inmueble seguirá vivo.
Es curioso, pienso lo mismo de la oficina de turismo de Cáceres y La Coruña, una por su ubicación y otra por su amabilidad. la de Burgos la visité, pero ya no recuerdo, y la de Logroño no la conozco.
Este fin de semana vinieron mis padres a Madrid y los llevamos a Alcalá de Henares... también nos trataron fenomenal en la oficina de la plaza de la ¿¿catedral?? (ya quisieran tener un cachín de la nuestra, cuitadines).
Igualito que en Riaño, a donde entré hace 10 años y había una chica durmiendo con las patas "espurridas" encima de la mesa...