miércoles, 21 de septiembre de 2011

La Diferenciación Turística de León

Reflexionaba ayer con unos amigos acerca del atractivo de la ciudad de León respecto a las más cercanas. Indudablemente aquéllas que cuentan con una fachada al mar, como Gijón, La Coruña o Santander centran su proyección en ese evocador aspecto. Además comparten una baja densidad monumental, por lo que no hacen hincapié en ese tipo de oferta. León no puede ni debe competir con estos destinos, que están perfectamente diferenciados.
Por su parte, Oviedo argumenta su proximidad al mar y una buena oferta cultural en su cercanía, pero la ciudad no es destacable monumentalmente y resulta incómoda por sus cuestas. Su valioso prerrománico es muy valorado por un estrato reducido de público, aunque no resulta espectacular para las mayorías. Ponferrada, Lugo, Orense, Zamora y Palencia son ciudades más pequeñas y con campañas proporcionadas a su tamaño, por lo que puede decirse que su apuesta está en otro nivel.
León cuenta con una densidad monumental poderosa: catedral gótica de primer nivel, San Marcos con una de las más espectaculares plazas de España, San Isidoro y su singular panteón regio, Botines, las murallas y el archifamoso Barrio Húmedo. Las arquitecturas moderna y contemporánea han dejado un ensanche muy interesante, el MUSAC, el auditorio y la “cúpula del trueno” de la Junta. A ello se suma una oferta de ocio y hostelería que no encuentran parangón en la mayoría de las urbes del noroeste. León es ocio, paseo y patrimonio en una ciudad plana.
Valladolid, que cuenta con el inigualable San Pablo y una plaza mayor entre las mejores del país, es llana, reúne buena gastronomía, pero no una oferta de ocio similar a la de León. Sin embargo, con un potencial menor, su promoción es muy superior a la leonesa. Hay por tanto cosas que aprender de la planificación del turismo en esa urbe.
Alguno pensará que planteo una carrera entre ciudades. Puede, pero hay que tener muy claro qué hay de relevante en León; qué es lo realmente extraordinario para que alguien quiera venir aquí en vez de a otro sitio. Es eso lo que hay que poner ante la cara de nuestros turistas potenciales con la seguridad de que Legio es diferente.

3 comentarios:

montañés dijo...

yo incidiria mas en el rotulo gaudi leon que en el rotulo botines o palacio episcopal de astorga, y ambos conexos.

CANXECO dijo...

oferta de ocio y hostelería que no encuentran parangón en la mayoría de las urbes del noroeste. León es ocio, paseo y patrimonio en una ciudad plana. ...javier leon tiene los bares mas guarros del norte peningular muy acorde con los dueños de estos bares , pubs o dicoptecas,,,,,,callado ¿vives en león???

Cisastur dijo...

Canxeco, creo que te confundes. León tiene el mejor nivel de bares del norte con mucha diferencia. Para empezar, la aplicación de las normas de sanidad en Galicia y Asturias es laxa, por decirlo de una manera suave. Los chigres que se ven en estas dos regiones, especialmente en Asturias, se cerrarían inmediatamente aquí de las toneladas de mugre que acumulan. Del puerto de Santander te enseñaba yo un par de sitios para ver qué te parecían. Cañadío no es el Húmedo ni por asomo. 15 ó 20 locales que están bien, pero poco más. Y la calle Alta, Cazoña, la Albericia, el entorno del parlamento cántabro con sus putas y colgaos, mejor no hablar. Seguro que cambiabas de opinión. Sobre Zamora y Palencia te diré que están llenas de bares de pueblo, como León, en plena capital, pero de los otros, de los buenos, hay pocos ejemplos. Valladolid tiene una buena hostelería, pero escasa si se compara con León. La zona de vinos de Plaza Mayor y la de La Antigua son reducidas, nada comparable al Húmedo, al Cid o a La Pícara. Ah! y vete a los bares de la Avenida de Palencia, o del otro lado del Arco de Ladrillo, más allá de las vías. Te vas a enterar de lo que es cutrez.
Del entorno próximo a León no me queda nada. Logroño? Está bien, tiene menos ambiente y la cuarta parte de locales. Bilbao? Están los cabezas rapadas, que allí se llaman jarrais, dando la murga en el barrio viejo; un placer, vamos. En fin, dime tú dónde voy a encontrar esos sitios estupendos de los que hablas en cantidad y calidad para competir con León.