miércoles, 16 de marzo de 2011

León: Aeropuerto y Evolución

Últimamente se escuchan con frecuencia las críticas a las inversiones en aeropuertos regionales y, más concretamente, se ha escuchado muchas hacia el de León. Se argumenta que se trata de una inversión irresponsable y carente de sentido; una cacicada. Quienes esgrimen estas razones no suelen referirse a otras inversiones en aeropuertos mayores, como Barajas o el Prat. Merece la pena tomar un poco de distancia y hacer juicio de valor del conjunto de inversiones en aeródromos.
Conviene saber que la reforma que incluyó la T4 de Barajas supuso un coste de 1,5 billones de las antiguas pesetas en esa infraestructura. Tamaña inversión es completamente irrecuperable, ya que el aumento de capacidad del aeropuerto –pequeño en términos relativos- no la justifica en absoluto. Casi ningún aeropuerto en el mundo ha recibido una lluvia de obras de ese nivel, razón por la que los visitantes extranjeros se quedan boquiabiertos al llegar a Barajas. El recorrido de esta terminal al alza es pequeño.
Por su parte, la T2 del Prat y sus obras asociadas se acercaron al billón de las antiguas pesetas. El recorrido de este aeropuerto al alza es pequeño y la inversión resulta injustificable desde cualquier planteamiento racional.
En esta línea retomamos las obras en el aeropuerto de León: 70 millones de euros, o lo que es lo mismo 12.000 millones de pesetas. Puede resultar abultado pero, si se considera que la antigua terminal carecía de posibilidades de crecimiento y que este aeródromo tiene un potencial al alza que multiplica por 3 ó 4 los viajeros actuales, resulta que es una inversión adecuada y hasta conveniente. Lo que pone de manifiesto la incapacidad para hacer que crezca es la ineptitud o dejación –que tanto da- de quienes deben impulsarlo. Ese y no otro es el problema de nuestro aeropuerto, problema detrás del que hay nombres y siglas. Que cada uno tome nota.
Por último, los aeropuertos regionales son una apuesta inteligente para un país que se ha marcado el camino de crecer como una red de ciudades, con sus ventajas e inconvenientes. Basta ya de complejos de inferioridad cuando otros observan con envidia nuestro modelo.

4 comentarios:

Zaskandil dijo...

Comparto tu punto de vista.
Un saludo

maría dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.
Voy a enlazar tu post en mi twitter a ver si la gente deja de decir tonterías.
Un saludo

Alfonso Mielgo dijo...

Estoy de acuerdo en ampliar la pista, pero lo de la nueva terminal no, es injustificable económicamente hablando.
Lo veo con agrado porque por fin se ha hecho algo en mi provincia, y prefiero que se lo gasten aquí, pero no tiene sentido, con la vieja terminal, sobraba.
No se puede comparar Barajas o El Prat, con el servicio que va a dar en León el aeropuerto

Cisastur dijo...

¿Por qué no se puede comparar? Son los barceloneses o los madrileños más importantes. Para mí no. Hay una ratio de inversión por viajero y unas proyecciones de crecimiento potencial. Desde ese punto de vista lo que no se tiene en pie es la inversión en Barajas y el Prat.
Por otra parte creo que sobra complejo de inferioridad. En todas partes se está invirtiendo en los aeropuertos regionales y nadie admite críticas del calibre de las que se están haciendo aquí.